Oops! The input is malformed! ¿Más negocio y menos tecnología? Luces y sombras en Business Intelligence by Carlos Luis - BeyeNETWORK Edición Español
Usamos cookies y otras tecnologias similares (Cookies) para mejorar su experiencia y proporcionarle contenido y anuncios relevantes para usted. Al utilizar nuestro sitio web, acepta el uso de Cookies. Puede cambiar su configuracion en cualquier momento. Politica de cookies.


 

¿Más negocio y menos tecnología? Luces y sombras en Business Intelligence

Originally published febrero 3, 2010

Los retos de fondo, no obstante, siguen siendo sustancialmente los mismos aunque estos elementos puedan distorsionar el análisis y llegar a modificar la evolución de BI. ¿Para bien o para mal?, Coexisten luces y sombras.

¿Qué ha cambiado respecto a los retos planteados hace dos años? Entonces existía unanimidad casi absoluta sobre el impacto creciente en el negocio de Business Intelligence. Se afirmaba sin discusión que la tecnología BI estaba suficientemente madura para afrontar cualquier necesidad y el foco había que centrarlo en las personas y en la gestión. Más Negocio y menos Tecnología de la Información era, y debe ser, la megatendencia en BI. No en vano, la madurez tecnológica, el valor de negocio generado y la demanda creciente propiciaron el terremoto de adquisiciones del mercado de BI en 2007. El futuro de BI se veía franco, siendo considerada, aún lo sigue siendo, la inversión prioritaria para las organizaciones. Más foco por tanto en la gestión y el negocio, y menos en TI era la receta unánime de gurús, y un mercado sólido y floreciente la previsión de los analistas. Sigue siendo, con evidentes matices por la crisis, la realidad.

Dando por hecho que la tecnología está suficientemente madura y sus tendencias bien definidas damos una vuelta por la situación del mercado y la gestión.

El mercado

Gartner nos sorprendía a mitad de este 2009 con el anuncio de que el mercado de BI había crecido un 22% en 2008. BI parecía surcar la crisis no solo sin inmutarse, sino sacando partido de ella. Esta primera lectura tiene evidentes matices. Para empezar habría que descontar el hábito de los megavendors (IBM, Microsoft, Oracle, SAP) de contabilizar como BI soluciones genéricas de bases de datos.Aún así, en primera instancia, es evidentemente positivo.

Leyendo con más detenimiento el informe, apreciamos que ese crecimiento lo podríamos denominar endogámico, en el sentido de que se sustenta en base al incremento de ventas sobre la base instalada de clientes y no sobre nuevas iniciativas. De hecho, el augurio de Gartner es menor crecimiento para el futuro. La crisis reducirá las inversiones en innovación, afectando directamente a BI con una reducción de nuevos proyectos.

Este crecimiento de 2008 es consecuencia directa de la estrategia comercial emprendida por los megavendors.Tras haber desembolsado considerables cifras en la adquisición de compañías especializadas en BI, han visto la necesidad de hacer caja incentivando a sus clientes a integrar los nuevos productos adquiridos en sus plataformas.

La estrategia parece acentuarse, los grandes proveedores proclaman su capacidad de ofrecer una solución completa e integrada, un “todo en uno”. En las últimas conferencias a las que he asistido se ha colado un nuevo mensaje que llama la atención, ratificado además por muchos analistas: BI se está convirtiendo en un commodity. Particularmente, después de tantos años en BI esto me recuerda viejos tiempos que parecían superados y me pregunto si no estaremos volviendo a tropezar con la misma piedra, hábito al que somos tan proclives los humanos.

Presentar BI como un producto de instalar y usar (commodity) que proporciona sustanciales beneficios de negocio posee una peligrosa tentación difícil de vencer para los compradores, frente a la visión de una solución que hay que construir. Los vendedores tienen un lógico interés en mostrar esta visión: facilita su venta e intentan replicar soluciones de unos clientes en otros, anticipando el retorno de inversión de las adquisiciones realizadas y los importantes costes de integración de los nuevos productos en sus plataformas. Esta mentalidad de BI como “producto” encaja además con la percepción tradicional, procedente del entorno operacional, con la que los usuarios de negocio ven a Tecnologías de Información, como suministrador de aplicaciones.

La magnitud de la tentación puede ser directamente proporcional a la magnitud del riesgo. Ya hemos sufrido en el pasado en múltiples ocasiones las consecuencias de esta aproximación, que a veces conlleva la necesidad de rediseñar soluciones de integración a corto plazo, con inversiones adicionales y llegando incluso al fracaso y abandono de soluciones BI en algunas organizaciones.

Con todo, no estoy totalmente en contra de este planteamiento, válido en determinadas situaciones. Algunos componentes de la arquitectura de BI se convertirán posiblemente en commodities, por ejemplo las herramientas OLAP o incluso los cuadros de mando. Siempre he affirmado que las herramienas son las menos problematicas a la hora de diseñar la infraestructura de la información. Pero cuidado, no nos vendan gato por liebre, una cosa es un componente y otra un sistema con un engranaje de elementos tecnológicos, técnicos, humanos y de negocio. Si un producto responde a la necesidad completa, bienvenido sea, pero la experiencia rara vez lo acredita.

Gestión y Negocio

En todas las definiciones de Business Intelligence encontraremos establecido claramente lo que NO ES: no es un producto, no es una tecnología y no es metodología, aunque necesitemos de los tres para construirlo. BI combina productos, tecnología y métodos que proporcionan análisis e información en el contexto de los procesos claves de negocio para facilitar decisiones que mejoran el rendimiento del mismo. En otras palabras, estos componentes son el medio, pero el valor de BI se alcanza cuando consigue engarzar la información que suministra dentro de los procesos de negocio para mejorar las decisiones.

Y aquí subsiste el gran hándicap aún no superado por BI. Metodologías tradicionales de TI han mostrado su total incapacidad para lidiar en este entorno. Metodologías pioneras de BI (Kimball, Inmon o Imhoff) se ha mostrado válidas para el proyecto tecnológico pero carecen de este enganche con los procesos de negocio. Para superar este hándicap surgió BI Governance, acometiendo la estructura organizativa y metodologías centradas en el negocio (Business Centric BI Methods) necesarias para articular una adecuada solución de BI.

Si usamos un símil futbolístico, la solución tecnológica solo constituye la confección del equipo, la fase de creación del activo de BI, pero el partido empieza a jugarse justo después, fase en la que se captura el valor de negocio de BI. Para ello deberíamos haber planificado previamente la forma de jugar, la estrategia y posibles tácticas a seguir durante el partido.

Pongamos solo un par de ejemplos de errores habituales cometidos. BI pensado exclusivamente para eliminar tareas manuales de adquisición de información, tiene un valor limitado y de corto alcance. Capturar el valor de negocio de BI supone también cambiar procesos de negocio. Rara vez se diseñan estos cambios junto con la solución. No podemos confiar en que los cambios se produzcan solos, pueden no ser viables ni asimilables por la organización. Otro hábito es sobreestimar la aceptación de los usuarios de aplicaciones BI, ignorando completamente actividades orientadas a la gestión del cambio. El resultado es que barreras organizativas y falta de compromiso y uso por parte de los usuarios figuran en los primeros lugares de causas de fracasos de BI.

Por otra parte, la comunidad de usuarios de BI, al menos inicialmente, está constituida por ejecutivos, gerentes y analistas de negocio. Sus actividades y procesos son difíciles de estructurar. Esto supone una diferencia capital con otras soluciones, ERP, SCM, CRM y aplicaciones transaccionales que esponden a procesos muy estructurados.Así se explica, en parte, que muchas soluciones de BI escapen del paraguas de TI y estén lideradas por unidades de nego cio. Gartner pronostica que para 2012 el 40% de los p[resumpuestros de BI sera manejado por unidades de negocio y no por TI aviando los prblemas de silos de información.

En definitiva, las metodologías tradicionales no obtienen resultados adecuados. TI, que sigue liderando la mayoría de las iniciativas de BI, no puede ignorar el protagonismo de las Unidades de Negocio en la construcción de soluciones de BI.TI debería aprender del camino seguido en otros ámbitos de la ingeniería. En estas situaciones desestructuradas, donde personas y organización son un componente más crucial que la propia solución tecnológica, los ingenieros han encontrado métodos adecuados en metodologías blandas. Los ingenieros de sistemas deberán dar el paso significativo desde las metodologías duras tradicionales hacia metodologías blandas de estructuración de problemas y aproximación sistémica en colaboración con las Unidades de Negocio. Más negocio y menos tecnología.

SOURCE: ¿Más negocio y menos tecnología? Luces y sombras en Business Intelligence

  • Carlos LuisCarlos Luis

    Carlos Luis es Director General de Ibertia, compañía de consultoría organizacional y tecnológica especializada en Inteligencia de Negocios y Systems-Thinking. Acumula una experiencia de más de 15 años como consultor en BI, Data Warehousing, y Systems-Thinking, cubriendo diferentes sectores de la industria  y muy diversos entornos tecnológicos,  y liderando proyectos de ámbito nacional e Internacional. Es un experto en metodologías para el desarrollo de oportunidades de negocio sobre BI, un prestigioso formador y colaborador de distintos medios de comunicación enfocados a BI, liderando el lanzamiento de la revista “Gestión del Rendimiento”. Puedes contactar con Carlos en cluisg@ibertia.es.

Recent articles by Carlos Luis



 

Comments

Want to post a comment? Login or become a member today!

Be the first to comment!