Usamos cookies y otras tecnologias similares (Cookies) para mejorar su experiencia y proporcionarle contenido y anuncios relevantes para usted. Al utilizar nuestro sitio web, acepta el uso de Cookies. Puede cambiar su configuracion en cualquier momento. Politica de cookies.


Los hombres que no amaban a las decisiones, Parte I

Originally published octubre 14, 2009

A Ejecutivos, directivos, mandos, profesionales de todo tipo, se le exige hoy día tomar decisiones enfrentándose a situaciones complejas, cambiantes y diversas. La misión de este canal es mostrar a estos profesionales los útiles esenciales existentes para mejorar y hacer más sencilla la toma de decisiones. Utilidad y sencillez serán dos ingredientes perseguidos durante toda la existencia de este canal, de aplicación a su entorno de gestión.

Estos dos artículos que suponen el lanzamiento del canal introducen conceptos esenciales que permitirán deducir, por un lado, cuáles son los elementos críticos para tomar decisiones y cuáles son las herramientas disponibles para enfrentarlas con mayor sencillez y precisión en este siglo XXI. Adicionalmente, servirá una vez completada su lectura para comprender el sentido práctico de “utilidad y sencillez” enfocado siempre para la gestión.

Para establecer conclusiones se aborda aquí una cuestión simple ¿por qué profesionales expertos, altamente cualificados, disponiendo de toda la información necesaria, toman decisiones erróneas?

Los dos artículos siguientes responderán esta pregunta.

Los hombres que aman las soluciones

Se nos podrían ocurrir diferentes vías de abordar la cuestión planteada, sin olvidar que nuestro objetivo es obtener algo tangible, sencillo y útil como respuesta.

Está instalada en el mercado la vinculación de Business Intelligence (BI) como “la solución” para la toma de decisiones en las organizaciones. Yo mismo como profesional del sector así lo vengo defendiendo durante años. Parece lógico indagar por esta línea, tirando del conocimiento adquirido durante años de andadura en BI. Aclaremos que no pretendemos averiguar causas de fracaso en BI. En todo caso se puede reformular la pregunta como sigue: por qué incluso con una adecuada solución tecnológica de BI, nuestro experto de negocio se equivoca.

Les invito a plantear esta cuestión a consultores de BI. Yo me he tomado la libertad de hacerlo y he encontrado una retahíla de siglas y conceptos, que ellos aseguran nos resuelven el problema:

Business Intelligence, BI Governance, Balanced Scorecard, Performance Management, Advanced Analytics, Data Mining, Financial Planning, Supply Management, Customer Relationship Management, Data Warehousing, Data Quality, Pervasive Business Intelligence ….”

En otras palabras, a la pregunta planteada, “¿por qué expertos profesionales toman decisiones erróneas?”, estos consultores de BI responden, “no sé la respuesta a esa pregunta, pero tengo la solución”. ¡Bingo!. Tenemos a los hombres que aman a las soluciones. No está mal, si conseguimos la respuesta tendremos un montón de soluciones.

Usando como segunda fuente de conocimiento, White papers, libros, artículos de reconocidos gurús de Inteligencia de Negocio se destaca mayoritariamente la información como pieza crítica para una adecuada toma de decisiones. En este entorno, la literatura sobre la transformación de datos en información y en conocimiento es realmente apabullante. En la “sociedad de la información” en la que vivimos, la información se ha convertido en la panacea. Aquí tenemos a los hombres que aman a la información. Aún estando en principio de acuerdo con ellos, realmente la respuesta sigue sin completarse. Está claro que una información deficiente es una fuente de errores. Pero es un hecho que, incluso disponiendo de información de calidad, obtenida por ejemplo de una solución de Business Intelligence, con unos rutilantes KPIs mostrados en nuestro cuadro de mando, con todo el conocimiento teóricamente necesario, nuestro experto se equivoca.

Lo anterior muestra una creencia muy extendida, automáticamente establecemos una relación lineal directa entre “buena información” y “buenas decisiones”. En consecuencia casi todos los profesionales, de cualquier entorno, no sólo el tecnológico, enfatizan la información como la pieza clave para mejorar las decisiones. Entre ellos, los expertos de BI se han focalizado claramente en definir ¿qué es información?, ¿qué es calidad de información? y ¿cómo obtenerla? Pero, qué pasa si movemos el foco, le dedicamos un poco de amor a las decisiones y nos preguntamos:

  1. ¿Qué es una decisión?, ¿qué es calidad de decisión? ¿cómo se genera?
  2. Una vez respondido, ¿cómo están relacionadas información y decisión? ¿Podemos hablar de calidad de información sin saber cuál es su relación con las decisiones?
  3. Finalmente ¿Por qué se equivoca mi experto de negocio?

Parte 2.

Parte 3.

 

  • Carlos LuisCarlos Luis

    Carlos Luis es Director General de Ibertia, compañía de consultoría organizacional y tecnológica especializada en Inteligencia de Negocios y Systems-Thinking. Acumula una experiencia de más de 15 años como consultor en BI, Data Warehousing, y Systems-Thinking, cubriendo diferentes sectores de la industria  y muy diversos entornos tecnológicos,  y liderando proyectos de ámbito nacional e Internacional. Es un experto en metodologías para el desarrollo de oportunidades de negocio sobre BI, un prestigioso formador y colaborador de distintos medios de comunicación enfocados a BI, liderando el lanzamiento de la revista “Gestión del Rendimiento”. Puedes contactar con Carlos en cluisg@ibertia.es.

Recent articles by Carlos Luis



 

Comments

Want to post a comment? Login or become a member today!

Be the first to comment!