Usamos cookies y otras tecnologias similares (Cookies) para mejorar su experiencia y proporcionarle contenido y anuncios relevantes para usted. Al utilizar nuestro sitio web, acepta el uso de Cookies. Puede cambiar su configuracion en cualquier momento. Politica de cookies.


Las compras sacuden el mercado del Business Intelligence

Originally published abril 24, 2008

No obstante, 2007 pasará a la historia por ser el año más prolífico en cuanto a absorciones se refiere. Así, en el pasado año se batieron varios records: en primer lugar, por la gran cantidad de compras que ha habido, pero también por la magnitud de las empresas compradas y, sobre todo, porque la gran mayoría han recaído en proveedores de Business Intelligence, transformando por completo este mercado.

El pistoletazo de salida lo dio Oracle, cuando en marzo de 2007 anunció la adquisición de Hyperion por 3.300 millones de dólares, movimiento que respondía, según reconocía el propio presidente de la compañía, Charles Phillips, “a la estrategia de expandir la oferta de Oracle a los clients de SAP”. Eternos rivales en software empresarial, SAP no tardó en responder ante la ofensiva de la compañía de Larry Ellison, adquiriendo, dos meses más tarde OutlookSoft, organización especializada en gestión de rendimiento corporativo. Aunque el golpe definitivo lo dio en octubre, mes en el que SAP se hizo con todos los efectivos de uno de los proveedores de BI con mayor reputación: Business Objects. Eso sí, SAP tuvo que pagar lo suyo, pues la operación se saldó con 5.900 millones de dólares. Finalmente, como remate del año, IBM se quedó con Cognos por 5.000 millones de dólares.

Discriminaciaón o saturación

Para muchos, estas compras son la señal inequívoca de que el Business Intelligence es un mercado asentado y, como tal, tiende a la consolidación, al igual que ya ha ocurrido con otros segmentos del software. Así, Óscar Hernández, gerente de Lantares, considera que estas absorciones responden a la evolución natural que debe seguir todo mercado  maduro, como lo es ya, en su opinión, el del BI: “Había una enorme dispersión y faltaba definición en la industria, lo que dificultaba la capacidad de elección de los clientes, que se encontraban con una decena de ofertas muy similares”. De acuerdo con esta visión, Luis Méndez, director general de SAS España, también valora muy positivamente este proceso de concentración, “ya que aporta claridad sobre los fabricantes que nos dedicamos a la inteligencia de negocio, así como una mayor transparencia”. No obstante, dependiendo del lado en el que a uno le pille la tortilla, las cosas se perciben de diferente manera y, mientras para unos esta reducción de proveedores era una necesidad, para  otros, el mercado del BI no está, ni mucho menos, saturado. “Algunos analistas han sugerido que la tecnología BI se ha convertido en una commodity, pero lo cierto es que faltan varios años de arduo trabajo e innovación para alcanzar la madurez”. Junto a estas declaraciones de MicroStrategy, publicadas en su web, la compañía enumera una larga lista de logros que aún faltan por alcanzar, como el acceso inmediato a la plataforma BI para miles de usuarios, cargas de los datos en menos de un segundo, o mejoras en la visualización, entre otras muchas.

Igualmente, lejos de considerar que el mercado BI estuviera atiborrado –“en España las fortalezas de cada fabricante estaban muy bien definidas; no había una competencia destructiva”–, el vicepresidente de la región Sur de Europa y México de Information Builders, José María García-Soto, apunta que las compras de IBM, Oracle y SAP no responden a una purificación del mercado, sino a una cuestión meramente financiera. “Más que a mejorar la propuesta de valor para los clientes de las empresas que han comprado, pienso que estas operaciones han estado orientadas a adquirir volumen. Basta con ver las grandes cantidades abonadas, difícilmente rentabilizables”.

Un mercado muy tentador

Igualmente sorprende el hecho de que estas fusiones se hayan sucedido una detrás de otra. En este punto cabe analizar si ha sido fruto de la casualidad o producto de una reacción en cadena. Para Francisco Prats, director de marketing de Iteva Solutions, es un poco de ambas cosas. “Conscientes de que no podían competir en un mercado  dominado por desarrolladores de software de nicho, los grandes del software se han decantado por entrar en el BI por la puerta grande a través de la adquisición de los jugadores más importante en esta área. Considero, por tanto, que han sido movimientos estudiados, algunos, incluso, se han dado con mayor celeridad de lo planificado por el temor a quedarse sin la posibilidad de comprar uno de los líderes”, concluye Prats.

Fiel a su política de compras, Oracle marcó la pauta en un intento, como ya se ha comentado, por acercarse a SAP, compañía ésta que, como explica Axel Fersen, director general en España de Barc, consultora especializada en Business Intelligence,“ha centrado su estrategia más en el desarrollo”. “Pero”, continúa analizando Fersen, “SAP acabó rompiendo con esta táctica porque Oracle comenzaba a corer demasiado rápido. De esta forma, la compra de SAP debe verse más como una reacción. Y lo mismo ocurre con IBM”.

En cualquier caso, a pesar de esta teoría del efecto dominó, lo cierto es que la inversión en BI empieza a ser ya una prioridad para las corporaciones y, por tanto, para los proveedores de tecnología. Concretamente, Gartner e IDC predicen crecimientos entre un 10% y un 15% para los próximos años. Está claro, el Business Intelligence es un buen negocio, un Mercado con grandes posibilidades donde todos quieren estar. Y como el camino desde las soluciones de bases de datos al de la inteligencia de negocio es largo, los proveedores han optado por coger un atajo, incorporando directamente, a golpe de talón, una oferta de BI a su porfolio. “A través de las adquisiciones, los grandes fabricantes consiguen cubrir aquellas áreas en las que no están tan bien posicionados, hacerse con una buena base de clientes, y a la vez, neutralizer a competidores”, subraya Javier Vázquez, director del área de Business Intelligence de Ibermática.

Figure1
Click to enlarge

Clima de incertidumbre

Evidentemente, este es el camino más rápido, aunque tiene ciertos peros. En primer lugar, apunta Fersen de Barc, “lo peor de las adquisiciones está en el tiempo que se tarda en poner en marcha la nueva estrategia, además, este tipo de movimientos genera cierto desasosiego entre los clientes, sobre todo, cuando se trata de fabricantes tan grandes, pues se preguntan qué va a pasar con sus contratos de mantenimiento y con la continuidad de sus implantaciones. No sería la primera vez que, tras una fusión, se dejar morir una aplicación. De todas maneras, el impacto acaba amortiguándose con el tiempo”.

Ciertamente, tras el anuncio de una fusión surge la temida pregunta: ¿Y ahora qué? ¿Cómo se va a llevar a cabo la integración del catálogo de productos? Lógicamente, este desamparo se acrecienta entre aquellas compañías que tienen implantaciones de soluciones pertenecientes a alguna de las empresas adquiridas. Al ver cómo su proveedor tecnológico desaparece, surgen las dudas sobre si se seguirá invirtiendo en  actualizaciones, e incluso “sobre si, a largo plazo, dicha plataforma permanecerá en el porfolio de la compañía adquiriente, o se verán en la obligación de migrar a otros productos de funcionalidad similar”, anota Méndez de SAS.

No obstante, si bien Francisco Raimundo, socio director de StrateSys, reconoce que esta incertidumbre del cliente está totalmente justificada, opina que, a largo plazo, la concentración favorece al Mercado en general. “Al reducir la diversidad tecnológica, las plataformas se unifican, lo que favorece posteriormente la convergencia de las mismas. Por otro lado, el usuario “Lo peor de las compras está en el tiempo que se tarda en poner en marcha la nueva estrategia, además, este tipo de movimientos genera desasosiego entre los clientes, sobre todo, cuando se trata de firmas tan grandes” futuro tendrá una mayor certeza de que lo que implanta le va a durar tiempo, pues sabe que detrás se encuentra un fabricante lo suficientemente solvente como para garantizar la continuidad del producto y de su soporte. Es lo mínimo que se espera cuando se ha realizado una fuerte inversion en tecnología”, razona Raimundo. Así, para este responsable de  trateSys,
en esta ocasión, se ha disparado la alarma, porque estas últimas absorciones en el
segmento del Business Intelligence han acaecido demasiado seguidas.

Este clima de inseguridad no atañe únicamente a los clientes, también los partners se ven afectados con estos procesos de concentración de proveedores. Aquí hay que distinguir, por un lado, el canal de Business Objects, Cognos e Hyperion, y, por otro, los  integradores de IBM, Oracle y SAP. Unos y otros son los que tienen que dar la cara con el cliente, e intentar responder a sus dudas, sin, en muchos casos, saber ni si quiera ellos mismos con qué carta quedarse.

Unos se lo toman con tranquilidad, como Prats de Iteva. Este partner de Cognos asume que siempre que hay cambios existen riesgos. “Sin embargo, confiamos plenamente en que el proceso de fusion con IBM tendrá un impacto relativamente pequeño en el canal. Desde Cognos, se ha insistido mucho en la importancia que tiene el canal para el desarrollo de su negocio, y esto ha de seguir así para poder garantizar la cuota de mercado que actualmente posee esta solución”. Hernández, de Lantares, otro integrador de Cognos, también se muestra optimista ante la adquisición de IBM: “Creo que beneficia a todos, pues la capacidad de inversion ahora es muy superior a la que tenía Cognos por sí misma. Gracias a ello, se podrán desarrollar mejores productos, e, incluso, aprovechar la incorporación de alguna tecnología de IBM. Además, al ser parte de un gigante como IBM los vaivenes del mercado impactan menos”.

Por su parte, StrateSys, partner casi en exclusiva de la plataforma de BI de SAP, esgrime sobradas razones para estar contento: “Evidentemente, el hecho de que SAP crezca y adquiera un nuevo producto nos beneficia, porque es una posibilidad para ampliar nuestro mercado”, afirma Raimundo. A la espera aún de una directriz por parte de SAP, que prevé que se pronunciará a finales de este semestre, este integrador elucubra sobre el camino que seguirá la alemana tras la llegada de Business Objects. “Imagino que los próximos dos o tres años se abrirá un periodo para la convivencia de ambas soluciones, durante el cual SAP venderá una u otra en función de la infraestructura que disponga la empresa. Después, supongo que se tenderá a la convergencia, aunque no sé si llevando a cabo una integración real de las dos plataformas, o complementando una con la otra, en cuyo caso, probablemente, se opte por combinar la potencia visual de Business Objects con el rigor de modelado y extracción del BI de SAP”.

Aparte de la especulación sobre las soluciones que sobrevivirán y las que no, García-Soto descubre otro factor que está alterando al canal, y es el hecho de que los integradores de las compañías compradas tendrán que pasar de negociar con un proveedor independiente a tratar con una multinacional. Atendiendo a este hecho, “muchos de estos integradores se están acercando a Information Builders”.

El poder de la indepencia

Se mire como se mire, mientras no haya un posicionamiento claro, los partners permanecen a la expectativa, y los clientes, por su parte, prefieren frenar sus inversiones. “Hemos detectado, sobre todo en el cuarto trimestre de 2007, una paralización en la toma de decisiones a la hora de abordar proyectos con respecto a los otros tres trimestres del año”, reconoce desde Information Builders García-Soto. En discrepancia con esta afirmación, y a pesar del natural recelo que puede suscitar un futuro que aún está por definir, el director de marketing de Iteva no cree que los clientes se asusten ante las fusiones, “pues muchos de ellos lo han vivido en sus propias carnes y saben que esperar no es la solución, ya que éstas se van a seguir produciendo”.

De momento, mientras se ordenan las carteras y las competencias internas, al tiempo que IBM, Oracle y SAP están entretenidos en definir sus ofertas, los proveedores independientes aprovechan la coyuntura para vender a un público cansado de sobresaltos. “Hoy por hoy, la estabilidad es un elemento estratégico, y creo que de ello podemos sacar ventaja, pues mientras unos tienen que concentrar sus esfuerzos en integrar productos, nuestra prioridad es, como siempre, seguir invirtiendo en innovar nuestras herramientas BI”, comenta el vicepresidente de Information Builders. “Para evitar estos problemas”, continua García-Soto, “en vez de adquirir companies completas, Information Builders siempre se ha decantado por la compra de tecnologías, una estrategia con la que mejoramos nuestra propuesta de valor de una forma transparente para el cliente”.

Asimismo, no asusta a este proveedor la aparición de estos gigantes en el Mercado BI: “Es cierto que estos mega vendedores podrán hacer ofertas globales que incluyan el hardware, la base de datos y la plataforma BI, pero esto también puede ser un inconveniente, ya que a las grandes compañías les gusta, para mantener cierta independencia, contar con dos o tres proveedores en temas estratégicos”, señala García-Soto. En esta línea argumental, MicroStrategy defiende que los sistemas abiertos brindan una mayor capacidad de elección a los clientes, “permitiéndoles obtener los mejores precios, y la flexibilidad de cambiar el software en cualquiera de las capas”. A su vez, MicroStrategy arremete contra las propuestas de estas grandes firmas, aduciendo que las soluciones cerradas de software propietario “sólo funcionan de forma óptima cuando se utilizan en su conjunto. Además, las empresas que agrupan aplicaciones de distinta índole en sus carteras comerciales no pueden trabajar   conjuntamente, dado que compiten entre ellas en una o más áreas”.

Al igual que Information Builders, en una reciente entrevista concedida a TCN (371), el director general de MicroStrategy para España y Portugal, Jorge Zaera, apostaba por el crecimiento orgánico de la compañía: “Desarrollar tecnología propia para crear una plataforma robusta es mucho más rentable, mientras que comprar empresas conlleva una elevada inversion en tiempo y dinero para integrar las diferentes tecnologías entre sí”.

En cambio, para el director general de Lantares, el futuro de Information Builders y MicroStrategy es incierto. “Se han quedado en medio, en tierra de nadie, ya que por arriba han de competir con las grandes, pero, por debajo, tienen una serie de empresas pequeñas pero muy dinámicas y agresivas que les irán comiendo terreno”. Y sin muchos miramientos, Hernández da la puntilla: “Además, cabe preguntarse por qué unas compañías han sido compradas y otras no. Quizá no han sido elegidas para el baile porque el producto y su rentabilidad no son las adecuadas”.

SAS, el mayor de los proveedores BI que se mantiene soberano en su solución, disfruta de su posición ventajosa, como gran multinacional, tanto en facturación como en presencia mundial, “ofreciendo a la vez los beneficios de una plataforma de Business Intelligence abierta e independiente”, comenta su director general, Luis Méndez.

Curiosamente, Microsoft, a pesar de ser una de las compañías insignias del software propietario, se postula del lado de los proveedores independientes: “Son compañías especializadas que en muchas ocasiones pueden resolver las necesidades de las empresas de manera más adecuada que las grandes. Además, suelen trabajar de forma más estrecha con los clientes, lo que les permite conocer más de cerca sus requerimientos. Precisamente, éste es el acercamiento que Microsoft está realizando al mercado, más allá de nuestro carácter de multinacional”, afirma Fernando Bocigas, responsable de negocio de SQL Server y Business Intelligence de Microsoft Ibérica.
Este posicionamiento responde al objetivo de Microsoft de convertir el BI en una herramienta cotidiana, accesible para todo tipo de corporaciones, independientemente de su tamaño. Lo cierto, es que, si el BI empezó su trayectoria en entornos puramente corporativos, el aumento de las ofertas, la evolución de las soluciones, así como la contribución de las mismas en la correcta toma de decisiones, está empezando a considerarse como una inversion crítica también entre las pymes.

Concretamente, es entre este colectivo donde la consultora Barc ve un hueco para que operen lo pequeños desarrolladores desconocidos por el gran público, pero “que se defienden muy bien en su terreno y, frecuentemente, tienen una gran aceptación entre las pequeñas empresas, a las que les gusta tratar con interlocutores de su nivel”, indica Axel Fersen. Al mismo tiempo, estos pequeños proveedores enriquecen enormemente el mercado y, según el responsable de esta consultora, de ellos cabe esperar que provengan las innovaciones más creativas, “pues mientras los grandes van a ocuparse de mantener su base instalada, estos fabricantes más modestos buscarán nuevos nichos en los que poder seguir avanzando”. Dentro de esta masa crítica de pequeños actores de BI, Prats de Iteva ve una buena cantera para que siga avanzando el proceso de consolidación en este mercado: “Hoy, existen unos 150 proveedores de BI que están añadiendo potencia a sus soluciones y creando buenos productos, por lo que se convierten en empresas muy atractivas”. Junto a estas pequeñas adquisiciones, Prats no descarta la posibilidad de que en 2008 el mercado BI vuelva a sorprender con fusiones de mayor calado, alcanzando a “veteranos jugadores que no han sucumbido aún a esta fiebre de compras masivas pero que, sin duda, acabarán cayendo”.

Sin embargo, estos protagonistas a los que se refiere el directivo de Iteva no muestran su deseo de ceder ante la tentación. “Somos una compañía privada que no cotiza en bolsa, por lo que esta decisión corresponde a nuestro CEO y máximo accionista Jim Goodnight, quien, por el momento, nunca se ha manifestado en este sentido”, anuncia Méndez de SAS. De igual forma, el vicepresidente de Information Builders asegura escuchar ofertas, siempre y cuando encajen con los valores de la empresa, “sobre todo, si son tan agresivas como las que se han llevado a cabo”, bromea García-Soto. Por su parte, el director  general de MicroStrategy se muestra tajante: “No vamos a vender. Y no lo digo yo, lo dice el fundador de la compañía, Michael Taylor”.

Figure2
Click to enlarge


Related Stories


 

Comments

Want to post a comment? Login or become a member today!

Be the first to comment!